TRASTORNOS VISUALES

¡Programe su evaluación para LASIK
GRATUITA hoy mismo!

Presbicia

La presbicia es una afección que, por lo general, comienza a percibirse en la mayor parte de las personas que rondan los 45 años. En niños y adultos jóvenes, el cristalino del ojo puede enfocar fácilmente objetos cercanos y distantes. Con la edad, el cristalino pierde su capacidad para enfocar adecuadamente.

Aunque la presbicia no se ha comprendido plenamente, se cree que el cristalino y su estructura de soporte pierden la capacidad de hacer que el cristalino se vuelva más largo durante el esfuerzo de visión de cerca. Para compensar esto, las personas afectadas suelen descubrir que, al alejar el material de lectura de sus ojos, la imagen se vuelve más clara. A la larga, las personas de unos 45 años suelen recurrir a ayudas, tales como lentes de lectura.

La presbicia puede tener otros tratamientos, además de los lentes. Estas opciones incluyen: lentes de contacto monovisión y multifocales, corrección de la visión con láser para monovisión y los nuevos lentes de implante para corrección de la presbicia.

Miopía (visión corta)

Las personas con miopía suelen tener problemas para ver bien de lejos y se ven obligadas a usar lentes o lentes de contacto. El ojo miope suele ser más largo que un ojo normal y su córnea también puede ser más curva. Por lo tanto, cuando pasa la luz a través de la córnea y del cristalino, se enfoca frente a la retina. Esto hace que las imágenes lejanas se vean borrosas.

Existen varias soluciones de cirugía refractiva para corregir casi todos los niveles de miopía.

Hipermetropía (dificultad para ver de cerca)

Las personas con hipermetropía suelen desarrollar problemas para leer de cerca, antes de los 40 años. El ojo con hipermetropía suele ser ligeramente más corto que un ojo normal y puede tener una córnea más plana. Por ende, la luz de los objetos lejanos se enfoca detrás de la retina, a menos que el cristalino lo pueda compensar completamente. Los objetos cercanos requieren un poder de enfoque aún mayor, para que la persona los pueda ver claramente y, por lo tanto, se desenfocan más fácilmente.

La cirugía LASIK, el cambio de lentes refractivas y los lentes de contacto son algunas de las opciones disponibles para corregir la hipermetropía.

Astigmatismo

El encorvamiento asimétrico de la córnea o del cristalino hace que la luz se enfoque de forma despareja, lo que constituye el principal problema óptico en el astigmatismo. Para las personas con astigmatismo no corregido, las imágenes se pueden ver borrosas o empañadas. El astigmatismo puede acompañar cualquier forma de error de refracción y es muy común.

El astigmatismo se puede corregir con lentes, lentes de contacto, incisiones relajantes de la córnea, corrección de la visión con láser y lentes de implante especiales.